Archivos del mes: 21 julio 2013

Texto de la Agenda Digital Comunidad Valenciana: Línea 1.4.- Smart Cities.

Línea 1.4.- Smart Cities.

 

La adecuación de las ciudades a las necesidades de sus ciudadanos no dependen solo, aunque sí muy fundamentalmente, de sus infraestructuras o “capital físico”. Otro elemento importante es el capital tecnológico e intelectual que se sustancie en introducir “inteligencia” en su economía, su preservación medioambiental, la prevención de la salud, la lucha contra la pobreza, su administración, etc. Las TIC, en este contexto, son indispensables para la implementación de las herramientas necesarias, pero también es indispensable la voluntad política para llevar a cabo proyectos de esta complejidad.

 

La Generalitat Valenciana, de manera selectiva y mediante pilotajes sucesivos, estimulará la conversión en “ciudades inteligentes” de algunos de los municipios valencianos. Sus objetivos son los siguientes:

 

1. Creación de un modelo básico de Smart City. Desarrollo de un modelo adecuado a los propósitos, necesidades y posibilidades de las Administraciones Locales valencianas a partir de un conjunto de dimensiones de desarrollo: economía, sanidad y salud pública, educación, gestión medioambiental, movilidad, socialización, infraestructuras y administración.

 

2. Selección de Smart Cities valencianas . Selección de un pequeño número de ciudades piloto de acuerdo con un conjunto de variables: aceptación del proyecto, disposición a la innovación, capacidad de liderazgo, nivel de intensidad TIC ya presente, etc.

 

3. Establecimiento de acuerdos con las ciudades seleccionadas . Con cada ciudad candidata deberá establecerse un Convenio específico que adapte el modelo básico a

las necesidades y los requerimientos de cada ciudad , así como un calendario pactado para el inicio y desarrollo del proyecto.

 

4. Plan global de desarrollo de Smart Cities. Lanzamiento y desarrollo de los proyectos según el orden y calendario pactados, y control y evaluación de avance y calidad de los proyectos.

Anuncios

Masdar: The City of the Future | Part Two | Fully Charged

Masdar: The City of the Future | Fully Charged

Inside Arcology, the City of the Future (Infographic)

arcology-city-of-the-future-tomorrow-utopia-130705a-02

Proposición no de Ley de apoyo a las Ciudades Inteligentes en España

Aprobada el la Comisión de Fomento el 26 de Junio de 2013:

http://www.congreso.es/public_oficiales/L10/CONG/BOCG/D/BOCG-10-D-297.PDF#page30

El texto de la proposición es la siguiente:

http://www.congreso.es/public_oficiales/L10/CONG/BOCG/D/BOCG-10-D-236.PDF

161/001442

A la Mesa del Congreso de los Diputados

El Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, al amparo de lo dispuesto en el artículo 193 y siguientes del vigente Reglamento del Congreso de los Diputados, presenta la siguiente Proposición no de Ley, sobre el impulso al modelo de las Ciudades Inteligentes en España, para su debate en la Comisión de Fomento.

Exposición de motivos

El siglo XXI está llamado a ser el siglo de las ciudades: se prevé que en el año 2050 el 75% de la población mundial se haga urbana y muchas de las principales ciudades que hoy conocemos cuenten con poblaciones de más de 10 millones de habitantes. Es obvio que las ciudades y su configuración están teniendo un gran impacto en el desarrollo económico y social de las naciones. Las ciudades son auténticas plataformas donde las personas viven, se forman y trabajan, donde las empresas desarrollan su actividad y en el marco de las cuales las administraciones públicas y entidades empresariales prestan numerosos servicios. Las ciudades son, además, grandes centros de consumo de recursos ya que ocupan apenas el 2% del planeta, pero representan entre 60 y 80% del consumo de energía y 75% de las emisiones de carbono.

Lo expuesto acredita que el poder público debe crear las condiciones necesarias para que nuestras ciudades sean más eficaces y eficientes en el uso de los recursos disponibles.

Las «Ciudades Inteligentes» («Smart Cities»), son un concepto novedoso aplicado a los municipios cuyo objetivo es ofrecer nuevos y mejores servicios basados en la eficiencia energética y la sostenibilidad.

Pretende desarrollar las ciudades de manera equilibrada con el entorno y los recursos naturales y concibe a los ciudadanos como su pieza fundamental en este desarrollo. En el año 2050, el 75% de la población vivirá en grandes urbes. Para entonces el modelo de ciudad, tal y como lo conocemos ahora, habrá cambiado. Las «Ciudades inteligentes» estarán controladas por la tecnología y lograrán un uso sostenible de la energía. Por esta razón es necesario impulsar la creación y desarrollo de espacios urbanos donde la renovación de sus infraestructuras permita desarrollar soluciones para agilizar el tráfico, la toma de decisiones participativa, los servicios de alumbrado público o la recogida de basuras.

Una Ciudad Inteligente aborda diferentes ámbitos o entornos de la ciudad a través de los servicios que esta ofrece. El desarrollo coordinado y coherente de todos ellos permite identificar una ciudad como inteligente.

Una «Ciudad Inteligente» es aquella en la que las inversiones en capital humano y social, y en infraestructura de comunicación, fomentan precisamente un desarrollo económico sostenible y en consecuencia propician una elevada calidad de vida de sus habitantes combinada con una sabia gestión de los recursos naturales a través de un gobierno participativo. El concepto de «Ciudad Inteligente» es una auténtica plataforma digital que facilita la transición hacia un comportamiento más sostenible, permitiendo que la construcción del futuro se realice entre todos: usuarios, empresas y Administración.

La «Ciudad Inteligente» persigue también aprovechar al máximo los recursos públicos derivado de la mejora de los procesos propios que la ciudad ofrece, mejoras en la eficiencia y la gestión, mayor participación pública, etc.

Además, el desarrollo de la «Ciudad Inteligente» facilita la instalación de nuevos modelos de negocio,constituyendo una excelente plataforma para la innovación. En particular, estos ejes se basan desde el ámbito económico desarrollando la innovación, productividad, flexibilidad laboral, a la movilidad potenciando un trasporte sostenible, infraestructuras TIC, la protección ambiental, gestión de recursos sostenibles, reducción de contaminantes, pasando por mejorar los canales de participación ciudadana, integración social, formación, facilidades educativas, cohesión social, turismo, e-gobierno, transparencia en la gestión. Dentro de estos ámbitos cabría citar una importante reducción del gasto público dedicado a la provisión y gestión de los servicios públicos.

Una «Ciudad Inteligente» puede propiciar un incremento de la eficiencia y la calidad de los servicios. Será posible realizar una gestión más eficiente de los recursos y mejorar la calidad de los servicios prestados. También será posible ofrecer soporte a la toma de decisiones con lo que se facilita la identificación de las necesidades de la ciudad y el planteamiento de nuevos servicios para ofrecerles soporte. Además se favorece la innovación ofreciendo una plataforma ideal para innovar, incubar nuevos negocios e ideas y en general favorecer el desarrollo social.

Las «Ciudades Inteligentes» están basadas en el «Internet de las Cosas», que permitirá ofrecer información en tiempo real sobre el entorno y al mismo tiempo mejorará la transparencia en la actuación de las administraciones públicas. Sin duda, toda esta evolución hacia las ciudades del futuro plantea un cambio muy importante en lo que se refiere al despliegue y a la gestión de las infraestructuras de telecomunicaciones, de transporte o de tipo energético y por lo tanto este hecho habrá de ser tenido muy en cuenta por las políticas públicas que se desarrollen en el ámbito local en los próximos años. Será necesario abordar un problema global aportando soluciones locales. Tal y como recogen diversos informes sobre las ciudades del futuro, ante un escenario que muestra un entorno urbano con una demanda creciente de eficiencia y recursos, las administraciones públicas deben definir un marco normativo que propicie una evolución controlada hacia las Ciudades Inteligentes que traigan como consecuencia nuevos modelos de gestión de las ciudades. Para ello, la aplicación de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) junto con la eficiencia energética, el desarrollo sostenible y el fomento de la participación ciudadana nos llevará a construir las ciudades del futuro.

Debemos dedicar un esfuerzo constante para seguir desarrollando junto con la Unión Europea este sistema de crecimiento urbano inteligente. Hay que buscar más allá del simple desarrollo de nuestras ciudades, ahora más que nunca, apostar por unas ciudades desarrolladas pero plenamente sostenibles tanto económica como socialmente, capaces de integrarse en un mundo globalizado.

Por ello el Grupo Parlamentario Popular presenta la siguiente

Proposición no de Ley

«El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a:

1. Fomentar la implicación de los municipios españoles en experiencias de Ciudades Inteligentes, en cualquiera de sus vertientes, que redunden en un beneficio para la administración pública, empresas y ciudadanos.

2. Seguir impulsando experiencias piloto de Ciudades Inteligentes en el territorio nacional que sirvan de ejemplo al resto de ciudades y permitan desarrollar productos y servicios extrapolables a todo el territorio nacional.»

Palacio del Congreso de los Diputados, 27 de febrero de 2013.—Alfonso Alonso Aranegui,Portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso

iCity – Smart ideas wanted. Let’s talk!